Cartas y Textos

Hola, me llamo María, tengo 14 años, estudio 2º de ESO y me apasionan los caballos.
Os mando unas adivinanzas.

¿Cuál es el animal que tiene silla y no se puede sentar?
*******
Desde hace miles de años hemos transportado al hombre;
ahora nos lleva escondidos en el motor de su coche.
*******
Lo rascaba llorando de la crin a la cola
y en él se iba trotando por una loma.

De Jenny. 13 años.

Si bebes, no conduzcas

"Salí de fiesta mamá.

Fui a una fiesta y me acordé de lo que me dijiste. Me pediste que no bebiera alcohol mamá. Por eso, bebí un Sprite. Sentí orgullo de mi misma, y del modo como me dijiste que me sentiría y que no debería beber y conducir al contrario de lo que algunos amigos me dijeron.
Hice una elección saludable y tu consejo fue correcto. Y cuando la fiesta finalmente acabó la gente empezó a conducir sin estar en condiciones... Fui a mi coche con la certeza de que iría a casa en paz.
Nunca podría imaginar lo que esperaba mamá... algo que no podría esperarme.
Ahora estoy tirada en la calle y oí a un policía decir: "El chico que provocó este accidente iba borracho". Mamá, su voz parecía tan distante...
Mi sangre está derramada por todos lados y estoy intentando con todas mis fuerzas no llorar. Puedo oír a los médicos diciendo: "Esta chica va a morir".
Tengo la certeza de que el chico no tenía la menor idea mientras iba a toda velocidad. Al final, el decidió beber y conducir y ahora tengo que morir...
¿Por qué las personas hacen esto mamá? Sabiendo que esto va a arruinar vidas...
El dolor me está cortando con un centenar de cuchillos afilados.
Di a mi hermana que no se asuste, mamá, dile a papá que sea fuerte. Y cuando vaya al cielo, escribe "Hija de papá" en mi sepultura. Alguien debería haber dicho a aquel chico que está mal beber y conducir...
Tal vez si sus padres se lo hubiera dicho yo ahora estaría viva...
Mi respiración se está debilitando, mamá, y estoy a teniendo realmente miedo... Estos son mis últimos momentos y me siento tan desesperada...
Me gustaría que me pudieras abrazar, mamá, mientras estoy estirada, aquí, muriendo. Me gustaría poder decirte que te quiero, mamá...
Por eso... Te quiero, y adiós..."

Estas palabras fueron escritas por un reportero que presenció el accidente. La joven, mientras moría, iba diciendo estas palabras y el periodista anotaba... muy chocado, este periodista empezó una campaña.
No pierdas la oportunidad de concienciar a más personas y hacer que tu propia vida TAMBIÉN CORRA PELIGRO.

Carta remitida desde Barcelona por Meritxell Agramunt

MONÓLOGO DE UN PERRO

Yo no creo haber hecho nada malo esta mañana...
Me parecieron todos muy nerviosos. Iban y venían por los pasillos, esquivándose unos a otros.
Ella le gritaba a la madre de él, y los dos niños, con las manos llenas de cosas, entraban en el dormitorio de los padres, que yo tengo prohibido.
La pequeña –la más amiga mía- chocó contra mí dos o tres veces. Yo le buscaba los ojos, porque es la mejor manera que tengo de entenderlos: los ojos y las manos. El resto del cuerpo ellos lo saben dominar y, si se lo proponen, pueden engañarte y engañarse entre sí; pero las manos y los ojos, no.
Sin embargo, esta mañana mi pequeña ni me quería mirar. Sólo después de ir detrás de ella mucho tiempo, en aquel vaivén desacostumbrado, me dijo: "Drake, no me pongas nerviosa. ¿No ves que no vamos de veraneo, y están los equipajes sin hacer?". Pero no me tocó ni me miro. Yo, para no molestar, me fui a mi rincón, me eché encima de mi manta y me hice el dormido.
También a mi me ilusionaba el viaje. Les había oído hablar días del mar y de la montaña. No sabía con certeza qué habían elegido; pero comprendo que, en las vacaciones – y más en estas, que son mas largas que las otras dos - mi pequeña podrá estar todo el día conmigo. Y lo pasaremos muy bien, estemos donde estemos, siempre que sea juntos...
Tardaron tres horas en iniciar la marcha. Fueron bajando las maletas al coche, los paquetes, la comida- que olía a gloria- y los envoltorios del ultimo momento. Yo necesitaba correr de arriba abajo por la escalera pero me aguanté. Cuando fueron a cerrar la puerta, eché de menos mi manta. Entré en su busca; me senté sobre ella; pero el me llamó muy enfadado. –"¡Drake, venga!"-, y no tuve mas remedio que seguirlo.
Mientras bajaba, caí en la cuenta de que, en el lugar al que fuéramos, habría otra manta. Ellos siempre tienen razón. Los tres mayores, mi pequeña, su hermano y yo... Era difícil caber en aquel coche, tan cargado de bultos; pero estábamos bien, tan apretados todos.
Yo me acurruqué en en la parte de atrás, bajo los pies de los niños. La madre de él se sentó en un extremo, que suele ser su sitio, y todavía no se le habían olvidado las voces de ella, porque no decía nada; solo miraba las calles y las calles y la luz, que era muy fuerte, a través del cristal... Los niños se peleaban con cualquier pretexto esta mañana; seguían muy nerviosos. Yo sufrí sus patadas con tranquilidad, porque sabía que no iban a durar y porque era el principio de las vacaciones.
Cuando, de pronto, el niño le dió un coscorrón a mi pequeña, yo le lamí en cambio las piernas con cariño; pero ella me dió un manotazo, como si la culpa hubiera sido mía. La miré para ver si sus ojos me decían lo contrario.
Ella, mi pequeña quiero decir, no me miraba. Fue cuando ya habíamos perdido de vista la ciudad. Él se echó a un lado y paró el coche. Los de delante daban voces los dos no se si por qué discutían o por qué. La madre de él no decía nada; ya antes había empezado a decir algo, y ella la corto con muy malos modales.
Tampoco los niños decían nada...
Él bajó del coche y cerro de un portazo; le dio la vuelta; abrió la puerta del lado de los niños, y me agarró por el collar.
Yo no entendí. Quizá quería que hiciese pis, pero yo lo había hecho en un árbol mientras cargaba y disponía los bultos. Empujó con violencia las puerta, y volvió a sentarse al volante.
Oí el ruido del motor.
Alcé las manos hacia la ventanilla; me apoyé en el cristal, detrás de él vi la cara de mi pequeña con los ojos muy redondos; le temblaban los labios... Arrancó el coche, y yo caí de bruces.
Corrí tras él, porque no se daban cuenta de que yo no estaba dentro; pero aceleró tanto que tuve que detenerme cuando ya el corazón se me salía por la boca... Me aparté, porque otro coche, en dirección contraria, casi me arrolla.
Me eché a un lado, a esperar y a mirar, porque estoy seguro de que volverán por mí... Tanto miraba en la dirección de los desaparecidos que me distraje y un coche negro no pudo evitar atropellarme... No ha sido mucho: un golpe seco que me tiró a la cuneta...
Aquí estoy.
No me puedo mover. Primero porque espero que vuelvan a este mismo sitio en el que me dejaron; segundo, porque no consigo menear esta pata. Quizá el golpe del coche negro aquél no fue tan poca cosa como creí...
Me duele la pata hasta cuando me la lamo.
Me duele todo...
Pronto vendrá mi pequeña y me acariciará y me mirará a los ojos. Los ojos y las manos de mi pequeña, nunca serán capaces de engañarme.
Aquí estaré... Si tuviese siquiera un poco de agua: hace tanto calor y tengo tanto sueño...
No me puedo dormir. Tengo que estar despierto cuando lleguen...
Me siento más solo que nadie en este mundo... Aquí estaré hasta que me recojan.
Ojalá vengan pronto...

Antonio Gala

Carta remitida por Inma

Hola soy Inma, tengo 8 años y me gustaría explicaros un poco mi relación con los caballos; para empezar me gustaría deciros que tengo Síndrome de Down pero eso no me afecta en absoluto como deportista; aunque vosotros no lo creáis yo no siento miedo delante los animales, mis padres me han enseñado que no todos los animales se pueden tocar o acercarte mucho a ellos; pero que no hay animal peligroso si se conocen sus costumbres y si no somos nosotros los que le hacemos daño.
Por esto igual me subo a un caballo que a un elefante, me siento igual de segura, para mi lo más importante es lo que me divierto, me resulta muy agradable ir subida en un animal tan alto como es el caballo, que me va llevando por donde yo quiero; lo dirijo con las riendas, lo quiero como a un amigo y por eso juego con el, sin hacerle daño y me encanta cuidarlo, cepillarlo darle de comer y pasearlo cogido por las riendas... ¡Que bien me lo paso!... y se que algún día seré una ¡Gran Campeona!

Haz click aquí si si quieres conocer mejor a Inma

Carta remitida desde Barcelona por Meritxell Agramunt

CON LOS PELOS DE PUNTA
Mis queridos amigos, jinetes, jueces y aficionados a la Doma Clásica en especial. Sobre todo aquellos que montáis, mejor o peor, y que lucháis por buscar esa relación "binómica" con vuestro caballo e intentáis sentir como siente él. Aquellos que, cuando estáis sobre el animal sentís que tenéis cuatro patas, como si de vuestras propias piernas se tratara.
A todos vosotros: CERRAD LOS OJOS. Pero bien cerrados para no poder ver ni la luz, ni la pista, ni a vuestro propio caballo. Sentidlo debajo y procurad entenderlo lo suficientemente bien como para guiar sus movimientos.
Todavía no abráis los ojos. Entrad en cuadrilongo por A e intentad dirigiros hacia X para saludar y comenzar vuestra reprís. Seguid en línea recta hacia C para, tras pasar la esquina partir al trote y describir un círculo de 20 metros, ni uno más ni uno menos, pasando por B y E. ¡No abráis los ojos!. Seguro que los habéis abierto un poquitín para asegurar vuestra posición en la pista y trazar el círculo.
Seguro que si a alguien se le ocurre intentarlo, hace la trampilla de entreabrir un ojo para no sentir el miedo atroz que causa no tener referencias de nuestra situación. Aun cuando quien camina y ve por nosotros es nuestro caballo y fiel amigo, sentimos miedo.
Continuad la reprís 1 con los ojos cerrados. Diagonales de letra a letra, ¡bien rectos los trazados!. Pasad por las esquinas como si de ¼ de círculo se tratase. Partid al galope en el lado menor y otro círculo de 20. Notad que el caballo ha partido a la mano correcta. Sin mirar!. Más diagonales y por último doblar por la línea central. Parad a vuestro caballo en G para finalizar la prueba saludando al jurado.
¿Alguien lo ha conseguido?. Sed sinceros con vosotros mismos, ¿sin abrir los ojos ni un solo momento?. Quizás cuando terminéis y por fin los abráis, estaréis de espaldas al juez, si es que antes no os habéis salido de la pista.
¿Habéis podido controlar vuestro miedo?. Y eso que, en el fondo, todos sabemos que siempre tenemos la opción de abrir los ojos y ver...
¿Qué pasaría si no dispusiéramos de ese bien tan preciado como es el sentido de la vista?.
Yo no os puedo contestar... pero sé de alguien que sí puede hacerlo. Se llama JAVIER MEDRANO y es invidente. Rebosa tenacidad, paciencia y afición por este deporte.
Pero alguien discapacitado no puede lograrlo sin la ayuda de su entrenador.
Su entrenador es, con su voz, SUS OJOS. Su caballo, sus piernas. Se trata del trío perfecto: JAVIER MEDRANO, su caballo TOFEE (propiedad del C.A.V.A.), Y la voz de sus ojos, LAURO AGUILÓ.
Reconozco modestamente mi debilidad y sensibilidad como persona al contemplar hoy una reprís 1 de 40 x 20 ejecutada por un jinete invidente. Es algo que pone a prueba a cualquiera, aún más si se es el Presidente del jurado de la prueba.
Lo reconozco: CON LOS PELOS DE PUNTA, os lo creáis o no. Se trata de mi primera experiencia como Juez de Doma con este tipo de participación.
Hoy mismo, 21 de octubre de 2000, en las pistas del Club Egara y disputándose un concurso de Doma de categoría D, he superado el reto persona-juez.
Cuando faltaban un par de caballos para terminar la R-1, Lauro se dirige hacia mí para informarme de que el último participante de la 1 es invidente y, como contempla el Reglamento Especial, él entrará en la pista para marcarle las letras al jinete durante la ejecución de la reprís. (Lo siento Lauro, pero debo confesar que no estoy demasiado al día en las Normativas Especiales para jinetes disminuidos físicos pero que, ante tu rotunda seguridad, cualquiera preguntaba!).
Llamo por megafonía al caballo. Aparecen LOS TRES. Javier, Tofee y Lauro. Los dos primeros se quedan en la puerta de A parados, mientras Lauro se dirige hacia C, para quedarse allí, detrás de la letra. Javier sabe que la voz de Lauro emana de C, y ésta es su única referencia. Toco la campana para dar la entrada. Silencio absoluto del público presente que, estupefacto contemplaba esa última reprís 1 del concurso. La función de Lauro era primordial y la compenetración entre jinete y entrenador delataba horas y horas de entrenamiento conjunto. Lauro se limitaba a decir en voz alta dos veces la letra por la que pasaba el jinete. Una primera vez y con un tono militar y contundente, un poco antes de que el jinete llegase a la letra.
Una segunda vez, y con un tono más suave y sostenido, justo cuando el caballo estaba en esa letra. Pues así, figura tras figura, y en los tres aires Javier y Toffe ejecutaban su reprís.
Sé que yo no soy nadie para comprenderlo, pero ¿os imagináis trazando un círculo de 20 metros al galope, sin ver?. ¿Y trazar en línea recta las diagonales "de letra a letra"?, ¿ Y doblar por la línea central?, ¿Y el trazado de las esquinas?.
Pues os lo creáis o no, esta reprís ha sido la mejor trazada en la prueba de nivel 1 de hoy en el Club Egara. No quisiera desmerecer la actuación del resto de jinetes participantes, pero ha sido así. Los círculos, de compás. Las transiciones, en las letras. Los pasos de esquina, correctos.
Saluda Javier en G tras la inmovilidad. Toque de campana, aplausos y ovación al TRINOMIO.
Creo que no era la única con los pelos de punta, me consta. Javier, con sus trazados tan "sentidos" había logrado un merecido TERCER PUESTO.
Mis más sinceras felicitaciones para JAVIER MEDRANO, por su gran voluntad, tesón y afición por este deporte. A LAURO AGUILÓ, por su didactismo, compenetración y sensibilidad con su alumno. A TOFEE por ser tan dócil, y al Centro Ecuestre Víctor Álvarez (C.A.V.A.) por fomentar y promover este deporte en todos los aspectos, incluso aquellos que hasta hoy nos parecían tan inalcanzables.
Tengo entendido que Javier Medrano concursará en el próximo concurso que tendrá lugar en el OPEN dentro de una semana.
NO OS LO PODÉIS PERDER...

Meritxell Agramunt

Carta remitida por Danny desde la Republica Dominicana:

"Hola: mas allá que yo ame a los animales y mis perros son parte de mi familia y los quiero como tal, me emocionó mucho este mensaje... es tan cruel y real que es necesario a veces tomar conciencia de la responsabilidad que significa integrar una mascota a nuestro hogar, nunca encontré algo tan noble y fiel como el perro, viste que hay amos que los patean y ellos saltan de alegría cuando ellos regresan, se creen mas fuertes que ellos sin pensar que con un mordisco podrías destrozar la mano que los lastima... en fin... es largo... perdóname, me deje llevar... espero te guste... 1000+3 besitos.
La solución no es echar un perro a la calle, sino educarlo. No conviertas en problema una grata compañía. Ayuda a abrir la conciencia y así poder acabar con el problema de los perros callejeros.
Un abrazo de oso y un Beso... Oscar"

EL DIARIO DE UN PERRO
1ª. semana. Hoy cumplí una semana de nacido. ¡Que alegría haber llegado a este mundo!!!.
1 mes. Mi mamá me cuida muy bien. Es una mamá ejemplar.
2 meses. Hoy me separaron de mi mamá. Ella estaba muy inquieta, y con sus ojos me dijo adiós como esperando que mi nueva "familia humana" me cuidara tan bien como ella lo había hecho...
4 meses. He crecido rápido; todo me llama la atención. Hay varios niños en la casa que para mí son como "hermanitos". Somos muy inquietos, ellos me jalan la cola y yo los muerdo jugando.
5 meses. Hoy me regañaron, mi ama se molestó porque me hice "pipí" adentro de la casa... pero nunca me habían dicho dónde debía hacerlo. Además, duermo en la recamara y... ¡Ya no me aguantaba!!!
8 meses. Soy un perro feliz. Tengo el calor de un hogar; me siento tan seguro, tan protegido... Creo que mi familia humana me quiere y me consiente mucho... Cuando están comiendo me convidan, el patio es para mi solito y me doy vuelo escarbando como mis antepasados los lobos cuando esconden la comida. Nunca me educan, seguramente ha de estar bien todo lo que hago.
12 meses. Hoy cumplí un año. Soy un perro adulto y mis amos dicen que crecí más de lo que ellos pensaban. Qué orgullosos se deben de sentir de mí!!!
13 meses. Qué mal me sentí hoy... Mi "hermanito" me quitó la pelota. Como yo nunca agarro sus juguetes fui y se la quité. Pero como mis mandíbulas se han hecho muy fuertes lo lastimé sin querer. Después del susto me encadenaron casi sin poderme mover al rayo del sol. Dicen que van a tenerme en observación y que soy ingrato... no entiendo nada de lo que pasa.
15 meses. Ya nada es igual... vivo en la azotea... me siento muysolo... mi familia ya no me quiere. A veces hasta se les olvida que tengo hambre y sed y cuando llueve no tengo techo que me cobije...
16 meses. Hoy me bajaron de la azotea. Pensé que seguramente mi familia me había perdonado... Me puse tan contento que daba saltos de gusto y mi rabo parecía un molinete. Hasta parece que me van a llevar con ellos de paseo.
Subimos al auto, enfilamos hacia la carretera y anduvimos un largo trecho hasta que de repente se pararon. Abrieron la puerta y yo me bajé feliz creyendo que haríamos nuestro "día de campo". No comprendo porqué cerraron la puerta y se fueron...
"¡Oigan, esperen!!!" - ladré... "se olvidan de mi...!!!" Corrí detrás del coche con todas mis fuerzas... mi angustia crecía al darme cuenta que casi me desvanecía y ellos no se detendrían: Me habían abandonado...
17 meses. He tratado en vano de buscar el camino de regreso a casa. Me siento y estoy perdido, en mi sendero hay gente de buen corazón que me ve con tristeza y me da algo de comer... Yo les agradezco con mi mirada y desde el fondo con mi alma... quisiera que me adoptaran y sería leal como ninguno. Pero tan sólo dicen "pobre perrito", se debe haber perdido.
18 meses. El otro día pasé por una escuela y vi a muchos niños y jóvenes como mis "hermanitos". Me acerqué y un grupo de ellos, riéndose, me lanzó una lluvia de piedras "a ver quién tenía mejor puntería"... una de esas piedras me lastimó el ojo y desde entonces ya no veo con él.
19 meses. Parece mentira, cuando estaba más bonito se compadecían más de mí... Ahora estoy muy flaco, mi aspecto ha cambiado... perdí mi ojo y la gente más bien me saca a escobazos cuando pretendo echarme en una pequeña sombra...
20 meses. Casi no puedo moverme. Hoy al tratar de cruzar la calle por donde pasan los coches, uno me arrolló. Según yo, me encontraba en un lugar seguro llamado "cuneta", pero nunca olvidaré la mirada de satisfacción del conductor, que hasta se ladeó con tal de centrarme. Ojalá me hubiera matado... pero sólo me dislocó la cadera. El dolor es terrible, mis patas traseras no me responden y con dificultades me arrastré hacia un poco de hierba al costado del camino...
Llevo ya 10 días bajo el sol, la lluvia y el frío, sin comer. No me puedo mover, el dolor es insoportable. Me siento muy mal; quedé en un lugar húmedo y parece que hasta mi pelo se está cayendo. Alguna gente pasa y ni me ve; otras dicen: "No te acerques". Ya casi estoy inconsciente, pero alguna fuerza extraña me hizo abrir los ojos.
La dulzura de su voz me hizo reaccionar. "Pobre perrito, mira como te han dejado", decía... junto a ella venía un señor de bata blanca, empezó a tocarme y dijo: "Lo siento señora, pero este perro ya no tiene remedio, es mejor que deje de sufrir." A la gentil dama se le salieron las lágrimas y asintió. Como pude, moví el rabo y la miré agradeciéndole que me ayudara a descansar... Sólo sentí el pinchazo de la inyección y me dormí para siempre, pensando en porqué tuve que nacer si nadie me quería...


Atrás

Dibujos y Esculturas ] [ Cartas y Textos ] Cuentos y Poesías ] Fotografías ]
***********
Cachivaches ] Cuentos y Leyendas ] Escritorio ] Enlaces ] Humor ] Matemáticas ] Juegos ] Material Escolar ] Regalos ] Contáctanos!!! ]

Queda prohibida la reproducción y/o modificación total o parcial del contenido de estas páginas en cualquier medio, sin autorización previa del autor y por escrito.

Diseño y contenido de la página; © Poni Exprés 1999 - 2010