Iniciación I
Del paso al galope

Comprueba tu postura una vez estés sobre el caballo, asegúrate de que tu cuerpo queda centrado en la montura, debes poder sentir una línea imaginaria que recorre de arriba abajo tu oreja, tus hombros, tu cadera y los talones de tus pies. Tu cabeza debe mirar al frente, por encima de las orejas del caballo y debes mantener tu espalda erguida pero tu cuerpo debe estar relajado al mismo tiempo.

Una vez sentado correctamente en la montura, estás listo para iniciar el movimiento. Lo que necesitas es saber cómo decirle al caballo que avance desde la parada y cómo ajustar tu postura a su movimiento.

Avanzar al paso cuando sientas que estás bien colocado y firme en la montura, presiona ligeramente tus piernas para avanzar suavemente al paso, respira profundamente y procura mantenerte relajado, sujetando suavemente las riendas, no tires de la boca del caballo.
Intenta mantener la postura con la que has iniciado, bien erguido en tu montura y haciendo suaves presiones para que el caballo no se detenga.

Cuando ya sepas mantenerte de forma erguida pero relajada sobre el caballo, puedes empezar a ejercitar los cambios de dirección.

Dirigir al caballo para ello emplearás las riendas que, tirando suavemente hacia la izquierda o la derecha, dirigirás al caballo en esas direcciones. También debes ayudarte con tus piernas: ajusta siempre la pierna contraria a la rienda que estás utilizando, y así empujar al caballo hacia el lado donde quieras desplazarlo, también con la presión de la pierna evitarás que el caballo se pare.

Una vez puedas manejar tu caballo al paso, ha llegado el momento de aprender a avanzar al trote. Debes tener en cuenta que hay dos formas de trotar: sentado y levantado (que irás sentándote y levantándote a cada tranco alternativamente).

Avanzar al trote para empezar lo harás sentado, de este modo te habituarás al ritmo del trote, algo mas brusco e irregular que el movimiento del paso. Tus riendas deberán estar algo mas cortas que en el paso pero procura no tirar demasiado de ellas (justo debes mantener un contacto con la boca del caballo), debes seguir relajado sobre la montura y no te olvides de la posición; manteniendo esa línea recta imaginaria oreja-hombro-cadera-talón.
Así cuando te sientas preparado para avanzar o caer al trote, ajustarás un poco más las piernas que para avanzar al paso y acortarás ligeramente las riendas.

Trote sentado es muy importante aprender a relajarte en el trote sentado, pues si te mantienes tenso rebotarás, tu estómago parecerá una coctelera y tu espalda se resentirá, mientras que si te mantienes relajado, tu cuerpo acompañará el ritmo como si fuera un muelle.

Cuando consigas mantenerte relajado, sentirás el ritmo que marca el movimiento del trote, y te darás cuenta de que es un movimiento en dos tiempos (notarás bom-bom, bom-bom), esto te servirá para aprender a realizar el trote levantado.

El trote a la inglesa o levantado primero que nada ten la seguridad de que mantienes una buena posición, después realiza una suave presión con las piernas y mantén un ligero contacto con la boca del caballo. Ahora procura levantarte y sentarte alternativamente al ritmo de cada tiempo. Al principio puede que te descompases, pero conforme te vayas relajando tu cuerpo seguirá el ritmo que te marca el propio caballo empujándote hacia arriba, un-dos, un-dos,... arriba, abajo,... ¡Ves que fácil!, además es mucho más cómodo.

De nuevo al paso: ahora para caer al paso, debes apretar ligeramente tus pantorrillas y tirar suavemente de las riendas,... ¡eh solo ligeramente, aquí no se admiten brusquedades!, además un frenazo tan fuerte detendría en seco al caballo y te sacudiría hacia delante.

Las diagonales del trote una vez hayas aprendido a acompañar el caballo en el trote levantado, es importante que aprendas a distinguir las diagonales, pues ayudan a mantener la estabilidad del caballo.

Se llaman diagonales a los movimientos que realiza el caballo al trote, ya has aprendido lo que son los dos tiempos (recuerda el bom-bom), pues ahora sabrás, que en estos dos tiempos, el caballo mueve sus extremidades por pares diagonales; esto quiere decir que cuando avanza su mano derecha al mismo tiempo avanza su pie izquierdo, y viceversa.

Mantener la correcta diagonal has de realizar el trote levantado procurando sentarte en el momento que el caballo apoya su mano exterior, así él recibe tu peso en el momento que apoya dicha mano y le ayudas a mantener su estabilidad.

Para apreciar la diagonal debes fijarte que justo delante del faldón de la montura, donde están las espaldas del caballo, verás que se realiza un ligero retroceso de la musculatura.

¡Al galope! cuando domines bien las técnicas del trote, las diagonales y los cambios de dirección; será el momento de iniciarte en el galope.
Es un aire en tres tiempos, por lo que resulta mas cómodo que el trote, pero ten cuidado porque es mas oscilante y te desplazará hacia delante.
Para partir al galope, lo ideal es que inicies partiendo de un trote corto y aproveches el ángulo de una esquina de la pista; entonces siéntate bien, afianzándote en tu montura, y con la pierna interior ajustada junto a la cincha y la exterior un poco mas atrás, impulsa al caballo con un toque de talones.
Es importante que te mantengas relajado para no rebotar y déjate mecer suavemente al ritmo del movimiento, ¡verás que pronto tomas confianza!.

Recuerda que debes mantener siempre la posición y la relajación; tampoco olvides mantener un ligero contacto con la boca del caballo, pero sin tirones.

Una vez te sientas estable en el galope, es importante que aprendas a controlar la mano o dirección de galope y el ritmo quieras llevar.

La dirección del mismo modo que prestamos atención a la diagonal del trote, debemos fijarnos también en la mano o dirección de galope, pues es igual de importante para la estabilidad del caballo, así que procuraremos que siempre lance primero la mano interior hacia adelante.

¿Cómo saberlo?; primero, adelantaremos un poco el cuerpo para ver la mano del caballo por el lado interior, (si no la vemos es mal síntoma), días después, bastará con ver como se mueve la musculatura de la espalda, y poco a poco, la experiencia, nos enseñará a apreciarlo con el propio cuerpo (si nos mecemos en dirección a la marcha del caballo, es que todo va bien, mientras que si nos mecemos en dirección contraria a la marcha del caballo, es que este va galopando a mano contraria).

Cuando el caballo galopa sobre la mano contraria decimos: que lleva la mano cambiada, que galopa a la inversa, que va cambiado de manos, que lleva un galope trocado, que lleva un falso galope,... ¡tiene tantas definiciones como importancia!.

Galope corto será el primero que deberás dominar, es un galope retenido y no muy veloz, para ello deberás sujetar al caballo con las riendas y mantener una constante impulsión con tus piernas para que no se detenga.

Galope largo cuando domines bien la técnica del galope corto, cede un poco las riendas y aumenta la impulsión con tus piernas, verás que el caballo se estira y aumenta la velocidad, también puedes ayudarle elevándote ligeramente hacia adelante, ajustando tus rodillas a la montura y apoyando tu peso sobre los estribos.

Recuerda: mantén siempre la posición vertical oreja-hombro-cadera-talón, la relajación de tu cuerpo y sé siempre suave en tus movimientos.
Tampoco olvides que el caballo es un ser muy noble y que para montarlo en su boca han puesto un hierro, y que un fuerte tirón podría estropearla, así que lo ideal es pensar que está hecha de cristal.


Atrás

Los ponys ] Recoger y Sujetar el Poni ] El Cuidado y la Limpieza del Poni ] Equipar al Poni ] Proteger las Extremidades ] El Herraje ] Aprende Jugando ] [ Aprendiendo I ] Aprendiendo II ] Aprendiendo III ] Dar cuerda al Poni ] El Entrenamiento del Poni ] El salto ] La Doma Clásica ] Los Ponis en Competición ] Normativas y Titulaciones ] Equinoterapia o Terapia a Caballo ] Juegos a Caballo ] Las Excursiones ] Los Dichos ] Los Hechos ] Los Centros de Equitación ] Noticias ] Nuestros Maestros ] Protagonistas ] Razas ] Vocabulario ] Vocabulario Peculiar ]

Queda prohibida la reproducción y/o modificación total o parcial del contenido de estas páginas en cualquier medio, sin autorización previa del autor y por escrito.

Diseño y contenido de la página; © Poni Exprés 1999 - 2010