Bromas y Humor II
>> Chistes cortos... cortitos... <<

  • Eres tan vago que trabajas menos que el caballo de la Pegaso...
  • ¿Sabes cual es la enfermedad del tordo?
    Cara fina y culo gordo.
  • ¿Le has puesto la silla al caballo?
    Si se la he puesto... pero no se quiere sentar.
  • ¿Sabes cual es el colmo de un caballo?
    Tener cuatro cascos y no tener moto.
  • ¿Por qué hace en Lepe las cuadras redondas?
    Para que los caballos no cojan la peste "esquina".
  • Por qué los de Lepe meten a los potros en sus armarios?
    Porque les gustan tener los armarios empotrados.
  • ¿Por qué en Lepe cruzan a sus caballos con sanguijuelas?
    Para obtener "puras sangres".
  • En Lepe dejaron de pasar en televisión los anuncios de MARLBORO...
    porque los leperos empezaron a comprar caballos.
  • Por que los caballos australianos corren tanto?
    Porque han visto lo que les hacen a las ovejas.
  • Hay estudiantes a los que les entristece ir al hipódromo...
    al ver que hasta los caballos logran terminar su carrera.
  • Increíble pero cierto:
    En Marshalltown, Iowa, los caballos tienen prohibido comer bocas de incendio.
    Estos americanos... aun no se han enterado que los caballos son herbívoros.

La Doma Clásica con Humor

Competir contra el Diablo

Un buen día en el Cielo, paseaban San Pedro y San Pablo por los paddocks celestiales, aburridos, viendo disfrutar a los caballos.
- Ya sé! Podríamos organizar un concurso de Doma!.- Exclamó San Pedro.
- Y contra quién vamos a competir, Pedro?.- Le respondió San Pablo.
Ambos pensaron durante un momento y de pronto San Pedro dijo:
- Invitaremos a Satanás. Todos los caballos que han sido campeones nacionales e internacionales están aquí por lo que en su establo sólo hay caballos resabiados, difíciles y complicados. Seguro que ganamos!.-
Así que le llamaron para invitarle... Éste intrigado les preguntó:
- Porqué queréis ser humillados de este modo!?.-
Desconcertados San Pedro y San Pablo respondieron:
- Tenemos a todos los caballos campeones en el cielo!. No puedes ganarnos!.-
Satanás se rió y respondió:
- Os habéis olvidado, amigos? Tengo a todos los jueces en el infierno!.-

Gracias a la Contribución de "Redhope":
La Sorprendente Nueva Reprise
>> Haz click aquí para leerla <<

Y También...
"Pistas" para saber si necesitarías trabajar un poco más tu última reprise:

1. En comentarios de los jueces, sólo pone "Bonita dragonera".
2. El caballo confunde las barras de la pista con cavalettis y se sale en K.
3. La forma de tus círculos le recuerda al juez que tiene que comprar huevos antes de volver a casa.
4. Tu serpentina fue perfecta, sólo que se suponía que tenía que ser una línea central recta.
5. El trote sentado ha hecho que se te suelten los empastes de las muelas.
6. Tu caballo cree que "paso libre" significa salir del cuadrilongo e irse a pastar al prado más próximo.
7. En tu trote de trabajo, trabajas más tu que el caballo.
8. En el saludo, le das al caballo con la fusta sin darte cuenta, lo que le hace llevar a cabo una cabriola que no figura en la reprise.
9. La impulsión mejora sólo después que el caballo vea a los monstruos que se esconden detrás de la plantas alrededor de las letras.
10. Tu círculo de veinte metros incluye saltar las barras de la pista dos veces.
11. Tu parada tiene lugar en las faldas del juez, en vez de en X.
12. Tu caballo interpreta que "elasticidad" incluye tratar de golpearse la cabeza con los pies durante el galope de trabajo.
13. Tu caballo entra al cuadrilongo en A, y en M, y en H, y en B...
14. Los comentarios de los jueces incluyen palabras tales como "inusual, dramático, explosivo, y trágico".
15. En tu cesión a la pierna, cede antes tu pierna que el caballo.
16. El juez te pide que te lleves las letras rotas cuando te vayas.

De Todo un Poco

Asombroso!

Estaban 3 caballos y un perro reunidos y un caballo dice:
- Yo he ganado 30 carreras del Derby
- Pues yo he ganado 50 carreras - dice otro caballo
- Pues yo he ganado 80 carreras - dice un tercero
Y va el perro y dice:
- Pues yo he ganado 150 carreras!
Los caballos se asombran y dicen:
- ¡UN PERRO QUE HABLA!!!

Un caballo le pregunta a un poni:
- hay algo peor que encontrase un gusano en una manzana sabrosa?
y el poni responde:
- si encontrarse medio gusano.

Estúpidas enseñanzas

Un criador de caballos a otro:
- Estoy cabreadísimo!
- Que te pasa - le responde, a lo que el otro contesta:
- Verás, llevo dos meses enseñando a NO comer a mi caballo y ahora que lo había enseñado va y se muere.

Parecía broma, pero no lo era

En la década del 20 del pasado siglo, Martínez hombre buenazo, muy trabajador y querido por todos, con su caballo, era el encargado de buscar las correspondencias y los paquetes a la estación del ferrocarril.
Una tarde después de cumplir su tarea diaria, le parece que su caballo tiene un poco de fiebre y resuelve llamar al veterinario, que después de una minuciosa revisión le dice:
- Sírvase, darle una pastilla al caballo y dos usted.

El caballo del picador

Se encuentran dos caballos, uno de carreras y otro de arrastre, y uno le dice al otro:
- Mira (dice el de carreras) a mi durante la semana todo me va muy tranquilo, box privado, paja de primera y todo son cuidados, pero los fines de semana me llevan a un sitio lleno de gente, donde se me sube un tipo encima y me hace correr hasta no poder más!
- Pues a mí (dice el de arrastre) al contrario: toda la semana currando con el arado, comiendo paja reseca y durmiendo en el corral, pero, cuando llega el fin de semana... ¡chaqueta de cuero, gafas oscuras y... A LOS TOROS!!!!

Se acercan los indios!

Un soldado dice:
- Mi sargento se acercan por el este 1.324.090 indios.
A lo que el sargento le pregunta:
- ¿Cómo lo sabe con tanta exactitud?
Contesta el soldado:
Porque he sumado las patas de los caballos y los he dividido entre 4.

Cuidado con lo que compras

Esto es un señor que quiere comprar un pura sangre para participar en las carreras de caballos, pero como no sabe mucho de estos animales, llama a un veterinario para asesorarse antes de cerrar el trato.
Total, que el veterinario esta examinando al caballo, y el comprador le pregunta:
- Bueno, dígame, ¿podré hacer correr en las carreras a este caballo?
El veterinario mira con cara de escéptico al caballo, después hombre, y le responde:
- Hombre, pues sí, ¿por qué no?, y lo mas probable es que usted le gane al caballo.

Un par de preguntas

La profesora esta hablando a sus alumnos:
- Voy a hacer dos preguntas, pero el que conteste bien la primera, no deberá contestar la segunda. A ver, ¿cuántos pelos tienen los caballos en el lomo?
Y Jaimito responde rápidamente:
- Sesenta y dos mil quinientos treinta y cinco
- ¿Y tu como puedes saberlo?
- ¡Ah! Esto ya es la segunda pregunta.

En la carretera...

Una mujer va en coche por la carretera.
Un hombre va conduciendo por la misma carretera pero en sentido contrario.
Cuando se cruzan, la mujer baja la ventanilla y le grita: ¡CABALLO !
El hombre inmediatamente le responde: ¡Y tú VACABURRA!
Ambos continúan su camino, el hombre especialmente satisfecho de su agilidad en la réplica. Pero en la primera curva de la carretera…

Moraleja: Los hombres nunca entienden lo que las mujeres quieren decir.

En la cantina

Estaba este cantinero esperando el primer cliente, cuando al cabo de varias horas, entra un caballo, se sienta y pide un trago. El caballo se toma el trago y le pregunta cuanto le debe...
El cantinero asombrado al ver al caballo hablando, le dice:
- Son 5 euros!!!
El caballo saca un billete de 5, le paga y se levanta para irse. El cantinero muy sorprendido le detiene y le dice:
- No se vaya, es la primera vez que un caballo me pide un trago
A lo que el caballo le contesta:
- Y será la última, señor mío... con esos precios!!!

Si bebes no conduzcas

Llega un vaquero en un bar y le dice al cantinero:
- ¡Cantinero una copa!
El cantinero se la sirve, y el señor se la da al caballo.
El caballo se toma la copa y el señor pide otra copa para su caballo, el caballo se toma la copa, y entonces le pregunta el cantinero:
- ¿Señor, usted no va a tomar nada?
Y le dice el señor:
- ¡No, yo conduzco!

La bendición

Un apostador empedernido estaba en el hipódromo cuando vio que un cura entraba al área de establos con uno de los propietarios, y bendecía a uno de los caballos. En la carrera siguiente el caballo llegó en primer lugar. Intrigado, comenzó a observar que esto se repetía con frecuencia, así que decidió arriesgar todos sus ahorros. Al día siguiente siguió los movimientos del cura y apostó todo al caballo que acababa de visitar.
Llegó la carrera esperada y el caballo elegido no sólo no ganó, sino que llegó en último lugar, mucho muy lejos de los demás. Terriblemente acongojado, el apostador buscó al cura y le rogó que le dijera que es lo que había salido mal.
El sacerdote suspiró, y dijo:
- Ah, es una lástima. Ese es el problema por no saber distinguir entre una bendición y una extremaunción.

El indio y el vaquero

Un vaquero encuentra un indio acostado a la orilla del camino con la oreja pegada a tierra. Curioso por esta costumbre india le pregunta:
- Qué pasa?
El indio le contesta:
- Carreta grande, cuatro ruedas, cuatro caballos, carreta llevar hombre blanco, rifle en brazos, al lado hombre blanco, mujer bonita, pelo largo, mujer llevar niño recién nacido en brazos.
El vaquero sorprendido le comenta:
- ¡Caramba!, yo había escuchado de la habilidad de los indios para detectar si vienen caballos o carretas con solo pegar el oído a tierra pero usted me ha sorprendido. ¿Cómo es que puede dar tantos detalles con solo pegar su oído a tierra?
- Es que, ¡Acaba de pasarme por encima!

En una escuela rural

En una escuela rural, todos los alumnos llegan tarde a clase. El profesor les pregunta...
- A ver Luisito... ¿por qué llegaste tarde?
- Porque cuando venía, mi caballo se tropezó con una piedra y se cayó. Tuve que venir caminando.
- ¿Y tu Antoñito?, pregunta de nuevo el profesor a otro niño.
- Pues yo venía en mi caballo... y apareció una piedra y....
Algo enfadado por las respuestas pregunta de nuevo a otro alumno:
- ¿Y tu Alvarito?  ¿Cuales son tus motivos?
- Los mismo "profe".
Algo más alterado le pregunta a Jaimito:
- ¿Y tu Jaimito?... No me me hagas el cuento ese del caballo porque se que no tienes.
- No "profe". A mi me trajo mi padre en coche, pero con tantos caballos que habían tirados por el camino nos costó mucho llegar!

La yegua de carreras

Estaba un tipo leyendo tranquilamente su periódico durante el desayuno cuando su esposa se desliza silenciosamente tras él y lo golpea con un sartén en la cabeza. ¡Zas! El tipo frotándose la cabeza le dice:
- ¿Qué te pasa?
- A ver, grandísimo bobo, ¿qué es este pedazo de papel en el bolsillo de tu pantalón con el nombre de Hortensia escrito? ¿Quién es, eh?
- Mi amor ¿no te acuerdas que hace dos semanas me fui a las carreras de caballos? Pues Hortensia es el nombre de uno de los caballos a los que le aposté.
La esposa, apenada, se disculpa y sigue con su trabajo en la casa.
Tres días después, está el tipo sentado viendo la televisión, tomándose una cerveza, cuando de repente ¡Zas!, otro sartenazo en la cabeza.
Él, en el suelo y con la cabeza sangrando, le dice:
- Pero, ¿te has vuelto loca? ¿Qué te pasa?
- Tu yegua te llamó por teléfono, ¡sinvergüenza!

Construir una frase

La señorita que estaba en la clase de lenguaje les dice a los niños:
- Vamos a hacer una pequeña prueba a ver si habéis comprendido bien el significado de determinadas palabras. Por ejemplo con la palabra caballo, tronco y seto, quiero que me construyáis una frase... A ver Pepito empieza.
- El caballo saltó el seto y tropezó con el tronco.
- Muy bien, muy bien, Pepito. Tiene sentido, es una frase corta y coherente.
La señorita dirigiéndose a otro niño dice:
- A ver, Alejandro... construye ahora tu frase.
- El caballo atado al tronco se comía el seto.
- Muy bien, muy bien. Frase corta, con sentido... muy bien has comprendido perfectamente la pregunta.
Ahora la señorita se dirige a Jaimito, un pasota tremendo y le dice:
- Vamos Jaimito ahora te toca a ti.
Y Jaimito le responde:
- Yo le dije al colega... - Tronco!, tienes caballo? - y me dio polvos de talco!, pero yo le dije: - Pero que e'seto???

El caballo y el cerdo

Había una vez un criador de caballos al que le enfermó uno de sus caballos. Éste llamó al veterinario para que lo viera.
Una vez diagnosticado el caballo el veterinario le dijo:
- Su caballo está con un virus muy destructivo y es necesario aislarlo y suministrarle este medicamento durante tres días consecutivos. Si después de tres días el caballo no hubiese mejorado, no nos quedaría mas remedio que sacrificarlo, a fin de evitar los contagios al resto de los caballos.
En ese mismo momento un cerdo escuchaba la conversación.
Al siguiente día le dieron el medicamento al caballo y se fueron. El cerdo se le acercó y le dijo:
- Fuerza amigo caballo!!! Levántate ahora mismo sino vas a ser sacrificado!!!
Al segundo día le dieron nuevamente el medicamento y se fueron.
El cerdo se acercó y le dijo de nuevo:
- Vamos mi gran amigo! Levántate sino vas a morir, vamos yo te ayudo!!!.
Al tercer día le dieron el medicamento y el veterinario dijo:
- Probablemente deberemos sacrificarlo mañana ya que no muestra ninguna mejoría y el riesgo de contagio está siendo muy elevado.
Cuando se fueron el cerdo se acercó y le dijo:
- Vamos amigo!!!, ahora o nunca!!! Ánimo... fuerza... yo te ayudo... vamos... un, dos, tres... despacio... ya casi estás en pie... eso es... Ya estás en pie!!! Ahora corre despacio... bien!!! ahora más rápido... fantástico!!!... corre... corre... Venciste campeón!!!...
En esto llega el dueño del caballo y ve al caballo corriendo y dice:
- Milagroooooo!!! el caballo se ha curado... hay que hacer una fiesta!!... Vamos a matar al cerdo para celebrarlo!!!

La rifa

Un día entra Mauricio en la oficina de su amigo José y lo observa revisando planillas con números y cuentas, muy concentrado.
- En que andas Mauri? - le pregunta.
- Ahh!, pues ando en un negocio brillante. Los caballos de carrera. Ganas fortunas!
- No me digas, ¿Y me puedes hacer entrar?
- Por supuesto!. Mira casualmente tengo un negocio redondo, te vendo un caballo favorito que gana todas las carreras. Te lo dejo en 150.000 dólares, por ser tu. Esto se puede recuperar en una carrera.
- Bueno, si tú lo dices - Saca la chequera y le extiende el cheque.
Al otro día cuando Mauricio va al campo a buscar el trailer con el caballo, abre la puerta y se encuentra con un caballo muerto. Pasan seis meses y un día se cruzan nuevamente en el bar donde solían ir con todos los amigos.
Mauricio se acerca a la mesa donde estaba sentado José y palmeándole la espalda con una sonrisa le dice:
- Mi buen amigo José, ¿Cómo estas, todo bien?
José, sin saber lo que contestar le pregunta:
- ¿Dime Mauricio, no estas enfadado conmigo?
- ¿Yo? ¿Y porque?
- Porque te vendí un caballo muerto. Te engañé.
- Pero no, hombre. Mira, organicé una rifa de 100.000 números por el caballo, a 5 euros cada una. O sea que facturé 500.000 euros y me gané 350.000 euros!!!!.
- ¿Y que le dijiste al ganador cuando vino a reclamar?
- Le devolví los 5 euros que pagó!.

Dos leperos en Huelva

Dos leperos, Jacinto y Antonio se encuentran en Huelva y uno le dice a otro:
- Hola, tu por aquí! ¿como has venido?. Pregunta Antonio.
- Pues mira, yo me he venido con mi jaca. Responde Jacinto.
- Anda! pues yo también!, y donde la has dejado? Pregunta de nuevo Antonio.
Jacinto, señala con su mano una farola y dice:
- Ves aquella farola en la que hay dos jacas atadas?, pues una es la mía.
A lo que Antonio responde:
- Si las veo, una es la mía!.. pero cual es la tuya?
- La alazana. Responde de nuevo Jacinto señalando con el dedo a las jacas.
- Vaya alazana! igual que la mía!. Contesta Antonio.
- Pues la careta es la mía. Agrega Jacinto.
- Pero si la mía también es careta!, ahora como sabremos cual es la mía! Añade Antonio preocupado.
Jacinto medita y le dice:
- Pues muy fácil, la colina es la mía.
- Pues vaya, si la mía también es colina!!! Le responde Antonio.
- Pues mira la mía tiene una mano calzada. Agrega Jacinto.
- Pues la mía también tiene la mano calzada! Rebate de nuevo Antonio.
Jacinto mira al suelo pensativo en busca de una solución... mira a su derecha... mira a su izquierda, y en estas, ve que están realizando unas obras en la calzada donde hay un montón de adoquines agrupados a la espera de ser colocados. Toma uno y lo lanza violentamente contra una de las jacas, cuyo impacto hace que caiga fulminantemente al suelo.
Entonces le dice a Antonio:
- La mía es la que ha caído a tierra.
A lo que Antonio le responde:
- Ahora ya lo tengo bien clarito!!!, la grande con montura vaquera es la tuya, y la pequeña con montura inglesa la mía!!!


Atrás

Bromas y Humor I ] [ Bromas y Humor II ] Bromas y Humor III ] Bromas y Humor IV ]
***********
Cachivaches ] Cuentos y Leyendas ] Escritorio ] Enlaces ] Humor ] Matemáticas ] Juegos ] Material Escolar ] Regalos ] Contáctanos!!! ]

Queda prohibida la reproducción y/o modificación total o parcial del contenido de estas páginas en cualquier medio, sin autorización previa del autor y por escrito.

Diseño y contenido de la página; © Poni Exprés 1999 - 2010

Sorprendente Nueva Reprise ]