La Doma Clásica
Los Movimientos Avanzados

Según la normativa vigente en la publicación de este documento (01-05-2.003)

Trabajo en dos pistas

1. Deben distinguirse los movimientos siguientes:

  • cesión a la pierna
  • espalda adentro
  • cabeza al muro (travers)
  • grupa al muro (renvers)
  • apoyo

2. El trabajo en dos pistas tiene por objeto:

  • Perfeccionar la obediencia del caballo a las ayudas del jinete.
  • Flexibilizar el caballo en su conjunto y así aumentar la libertad de las espaldas y la flexibilidad del tercio posterior, así como la elasticidad de la conexión entre boca, nuca, cuello, dorso y caderas.
  • Perfeccionar la cadencia y armonizar el equilibrio y el aire.
  • Desarrollar y aumentar el remetimiento de los posteriores y como consecuencia, la reunión.

3. La cesión a la pierna. El caballo está casi recto, salvo un ligero pliegue de la nuca al lado opuesto al que se desplaza, de forma que el jinete sólo puede ver el arco superciliar y el ollar al interior. Las extremidades interiores cabalgan por delante de las exteriores.
La cesión a la pierna debe incluirse en el entrenamiento del caballo cuando todavía no está preparado para el trabajo reunido. Posteriormente, junto con el movimiento más avanzado de la espalda adentro constituye el mejor medio de volver al caballo ágil, libre y descontraído, mejorando la soltura, la elasticidad y la regularidad de sus aires, así como la armonía, ligereza y facilidad de sus movimientos.

  • La cesión a la pierna puede ejecutarse "sobre la diagonal", en cuyo caso el caballo debe permanecer lo más paralelo posible a los lados mayores del cuadrilongo, aunque el tercio anterior debe preceder ligeramente al posterior.
    También puede realizarse "a lo largo del muro", en cuyo caso el caballo debe estar a un ángulo de unos 35 grados con la dirección en la que se mueve.

Los movimientos laterales

1. La finalidad añadida de los movimientos laterales es desarrollar y aumentar el remetimiento de los posteriores y por tanto también la reunión.

2. En todos los movimientos laterales -espalda adentro, cabeza al muro, grupa al muro, apoyo - el caballo está ligeramente incurvado y marcha con el tercio anterior y posterior describiendo dos pistas.

3. La incurvación o flexión no debe ser nunca tan exagerada que perjudique el equilibrio y la fluidez del movimiento en cuestión.

4. En los movimientos laterales, el aire debe ser libre y regular, mantenido por una impulsión constante. Sin embargo, debe ser suelto, cadenciado y equilibrado. Es frecuente apreciar una perdida de impulsión, debida principalmente a la preocupación del jinete por incurvar el caballo y empujarlo lateralmente.

5. En todos los movimientos laterales el lado al que el caballo debe incurvarse es el interior. El lado opuesto es el exterior.

6. Espalda adentro. El caballo está ligeramente incurvado alrededor de la pierna interior del jinete. Las extremidades del lado interior cabalgan por delante de las del lado exterior. El caballo mira en la dirección opuesta al sentido de la marcha. Cuando la espalda adentro se ejecuta de forma clásica, con el caballo ligeramente incurvado, desde la cabeza a la grupa, alrededor de la pierna interior del jinete, no es solo un ejercicio de flexibilidad, sino también de reunión, porque el caballo a cada paso debe meter su posterior interior bajo su masa y situarlo delante del exterior, bajando su cadera interior.

7. Cabeza al muro (travers). El caballo esta ligeramente incurvado alrededor de la pierna interior del jinete. Las extremidades del lado exterior cabalgan por delante de las del lado interior. El caballo mira en la dirección del movimiento.

8. Grupa al muro (renvers). Es el movimiento inverso a la cabeza al muro, con la grupa, en vez de la cabeza al muro. Por lo demás son aplicables los mismos principios y condiciones que conciernen a la cabeza al muro.

9. Apoyo. Es una variante de la cabeza al muro, ejecutado "sobre la diagonal" en vez de "a lo largo del muro". El caballo debe estar ligeramente incurvado alrededor de la pierna interior del jinete a fin de dar una mayor libertad y movilidad a las espaldas, lo que hace al movimiento más fluido y elegante. Sin embargo, el tercio anterior debe preceder ligeramente al posterior. Las extremidades del lado exterior cabalgan por delante de las del lado interior. El caballo mira en la dirección del movimiento. Durante todo el movimiento deben conservarse la misma cadencia y el mismo equilibrio.
A fin de dar más libertad y movilidad a las espaldas, que añade facilidad y gracia al movimiento, es de gran importancia no sólo que el caballo esté correctamente incurvado y por tanto evite que sobresalga su espalda interior, sino también mantener la impulsión, especialmente el remetimiento del posterior interior.

Girar sobre los posteriores, la pirueta y la media pirueta

1. Girar sobre los posteriores de parado a parado. Al empezar a girar se permite algún tranco hacia adelante. Durante el ejercicio el caballo gira alrededor de un punto junto al que permanece el posterior interior mientras el caballo gira al paso marcando cuatro tiempos con claridad.
Los anteriores y el posterior exterior se mueven alrededor del posterior interior que manteniendo el ritmo se eleva y desciende claramente en dirección al centro de gravedad y toca el suelo en el sitio o tan sólo ligeramente por delante. Una vez terminado el giro se lleva el caballo de nuevo a la pista mediante desplazamiento lateral hacia adelante antes de la segunda parada. El caballo vuelve a la pista sin cruzar los posteriores. Mientras se ejecuta el ejercicio el caballo debe estar incurvado en la dirección del giro.

2. Girar sobre los posteriores desde el paso. Es aplicable todo lo dicho para girar sobre los posteriores de parado a parado.
La única diferencia es que el caballo no viene de ni va hacia una parada antes y después del giro. Los trancos del paso se deben acortar antes de empezar el giro.

3. La pirueta (media pirueta) es un círculo (semicírculo) en dos pistas con un radio igual a la longitud del caballo, en el que el tercio anterior gira alrededor de las caderas.

4. Las piruetas y las medias piruetas se realizan normalmente al paso o al galope reunido, pero también pueden hacerse en piafé.

5. En la pirueta (media pirueta) los anteriores y el posterior exterior se desplazan alrededor del posterior interior, que sirve de eje y debe mantenerse en su huella o ligeramente delante de ella en cada batida.

6. Sea cualquiera el aire al que se realizan la pirueta y la media pirueta, el caballo ligeramente incurvado al lado al que gira, debe permanecer "en la mano" con un contacto ligero, girar en redondo con suavidad, manteniendo exactamente la misma cadencia y la secuencia de batidas del aire correspondiente. La nuca permanece en el punto más elevado durante todo el movimiento.

7. Durante las piruetas (medias piruetas) el caballo debe mantener su impulsión, y no moverse hacia atrás ni desviarse lateralmente lo más mínimo.
Si el posterior interior no se eleva y desciende al mismo ritmo que el exterior, el aire no es regular.

8. En la ejecución de la pirueta o la media pirueta al galope, el jinete debe mantener el caballo en una perfecta ligereza mientras aumenta su reunión.
Presentará un buen remetimiento y descenso del tercio posterior y una buena flexión de las articulaciones.
Los trancos de galope antes y después de la pirueta son parte integrante del movimiento. Deben estar caracterizados por una actividad y una reunión acentuada antes de la pirueta; y, una vez ejecutado el movimiento, por mantener el equilibrio al partir.

9. La calidad de las piruetas (medias piruetas) se juzga teniendo en cuenta la flexibilidad, ligereza, cadencia y regularidad, así como la precisión y suavidad de las transiciones; las piruetas (medias piruetas) a galope también teniendo en cuenta el equilibrio, la elevación y el número de trancos (6-8 para la pirueta, 3-4 para la media pirueta, son los aconsejables).

El passage

1. Es un trote preciso, muy reunido, muy elevado y muy cadenciado. Se caracteriza por un remetimiento pronunciado del tercio posterior, una flexión más acentuada de rodillas y corvejones, y la majestuosa elasticidad del movimiento. Cada bípedo diagonal se eleva y desciende del suelo alternativamente con cadencia y una suspensión prolongada.

2. En principio, la lumbre del anterior elevado sube hasta la mitad de la caña del otro anterior. La lumbre del posterior elevado debe estar ligeramente por encima del menudillo del otro posterior.

3. El cuello debe estar elevado y elegantemente arqueado, con la nuca en el punto más alto y la cabeza cerca de la vertical. El caballo debe permanecer ligero y suave "en la mano" y poder pasar tranquilamente del passage al piafé y viceversa, sin esfuerzo aparente y sin alterar la cadencia, con una impulsión siempre activa y pronunciada.

4. La irregularidad de las batidas de posteriores, el balanceo lateral del tercio anterior o posterior, las sacudidas o arrastrar los posteriores son faltas graves.

El piafé

1. El piafé es un movimiento diagonal extremadamente reunido, cadenciado y elevado que da la impresión de ser ejecutado en el sitio. El dorso del caballo es flexible y elástico. La grupa desciende ligeramente; el tercio posterior bien remetido y los corvejones activos, dando a las espaldas y a todo el tercio anterior una gran libertad, ligereza y movilidad. Cada bípedo diagonal se eleva del suelo y desciende alternativamente con la misma cadencia.

2. En principio, la lumbre del anterior elevado debe llegar a la mitad de la caña del otro anterior y la lumbre del posterior elevado debe llegar justo por encima del menudillo del otro posterior.

3. El cuello debe estar elevado y arqueado, la cabeza vertical. El caballo debe permanecer ligero "en la mano" y la nuca flexible manteniendo un contacto ligero y suave pero sin perder la tensión de las riendas. El dorso del caballo se eleva y desciende en un movimiento flexible, cadenciado y armonioso.

4. El piafé debe estar siempre animado por una impulsión enérgica y caracterizado por un equilibrio perfecto. A la vez que da la impresión de estar en el sitio, debe existir siempre una tendencia visible a avanzar que se manifiesta por una ávida disposición del caballo a avanzar tan pronto como se le pida.

5. El menor movimiento hacia atrás, batidas irregulares de posteriores, el cruce tanto de anteriores como de posteriores o el balanceo lateral del tercio anterior o posterior son faltas graves. Un movimiento con batidas precipitadas, desiguales o irregulares, sin cadencia o sin suspensión no puede considerarse verdadero piafé.

La reunión

1. El objeto de la reunión del caballo es:

  • Desarrollar más y mejor la regularidad y el equilibrio del caballo, equilibrio más o menos alterado por el peso del jinete.
  • Desarrollar y aumentar la capacidad del caballo para descender su grupa y remeter sus posteriores en provecho de la ligereza y movilidad del tercio anterior.
  • Mejorar la "soltura y la prestancia" del caballo y hacer más agradable su monta.

2. Los mejores medios para obtener buenos resultados son los pasos de costado, la cabeza al muro, y sobre todo, la espalda adentro, así como las medias paradas.

3. En otros términos, la reunión proviene de un aumento del remetimiento de los posteriores, las articulaciones plegadas y flexibles bajo la masa, gracias a una acción discontinua y a menudo repetida del asiento y de las piernas del jinete, empujando al caballo hacia adelante sobre una mano más o menos estacionaria o que retiene. En consecuencia, la reunión no es el resultado del acortamiento del aire por medio de una acción de la mano que resiste, sino al contrario, del uso del asiento y de las piernas, a fin de remeter los posteriores bajo la masa.

4. Las extremidades posteriores no deben, sin embargo, remeterse demasiado hacia adelante bajo la masa, si no el movimiento es dificultado por un acortamiento demasiado grande de la base (del caballo). En este caso, la línea superior se alarga y se eleva con relación a la inferior, la estabilidad se compromete y el caballo no puede encontrar un equilibrio armonioso y correcto.

5. Por otra parte, un caballo cuya base es demasiado larga, que no puede o no quiere remeter sus posteriores bajo la masa, no llegara nunca a una reunión correcta, caracterizada por la "soltura y prestancia" y una impulsión neta, que proviene de la actividad del tercio posterior.

6. La posición de la cabeza y del cuello de un caballo en los aires reunidos es, naturalmente, función de su grado de preparación y, en parte, de su conformación. En cualquier caso, armoniosa desde la cruz hasta la nuca, punto culminante, y la cabeza quedará ligeramente delante de la vertical. Solamente en el momento de la acción de las ayudas del jinete para obtener una reunión momentánea y pasajera, la cabeza del caballo puede aproximarse a la vertical.

La sumisión / La impulsión

1. Sumisión no significa una subordinación ciega, pero sí una obediencia demostrada por la atención, la buena disposición y la confianza constante en toda la conducta del caballo, como por la armonía, la ligereza y la facilidad en la ejecución de los diferentes movimientos. El grado de sumisión se manifiesta también por la forma en que el caballo acepta la embocadura, con un contacto ligero y una nuca flexible, o resistiéndose o escapándose de la mano del jinete, que le lleva a estar "delante" o "detrás" de la mano, según los casos.

2. Si el caballo saca la lengua, si la pasa por encima del hierro o bien "se la traga", si rechina los dientes o mueve violentamente la cola, hay normalmente signos de nerviosismo, tensión o resistencia por su parte. Los jueces deben tener esto en cuenta tanto en las notas del movimiento considerado como en la nota de conjunto "sumisión".

3. La impulsión es el término empleado para describir la transmisión de una energía propulsora, ardiente y activa pero controlada, encontrándose su origen en las caderas y animando el potencial atlético del caballo. Su buena expresión no puede mostrarse nada más que por el dorso flexible y elástico del caballo que le lleva a un contacto suave con la mano del jinete.

4. La velocidad por sí misma tiene poco que ver con la impulsión; el resultado es a menudo un aplanamiento de los aires. Una característica visible de la impulsión es una mejor flexibilidad de las articulaciones posteriores, en una acción continuada y no irregular. Los corvejones cuando los posteriores se levantan, deben de inmediato ir hacia adelante antes que elevarse y sobre todo nunca hacia atrás. Uno de los primeros componentes de la impulsión es la tendencia del caballo a permanecer en el aire antes que sobre el suelo; en otros términos, es la expresión que se añade a los aires. Entre el trote reunido y el "passage" deberá haber una clara diferencia. Solamente nos referiremos a impulsión para aquellos aires que tengan tiempo de suspensión.

Texto extraído del Reglamento de la Doma Clásica de la R.F.H.E.


Atrás

La Doma Clásica ] Principios Generales ] Los Movimientos Básicos ] Los Movimientos Medios ] [ Los Movimientos Avanzados ] Posición y Ayudas del Jinete ] La Doma en Competición ] Las Reprises y sus Objetivos ] Equiparse para la Competicion de Doma ] Cómo Estudiar la Reprise ] Fases de Preparación ] Evaluar la Reprise ] La Doma Clásica con Humor ] Homenaje a la Doma ]Consulta con el "Profe" On-Line ]
***********
Los ponys ] Recoger y Sujetar el Poni ] El Cuidado y la Limpieza del Poni ] Equipar al Poni ] Proteger las Extremidades ] El Herraje ] Aprende Jugando ] Aprendiendo I ] Aprendiendo II ] Aprendiendo III ] Dar cuerda al Poni ] El Entrenamiento del Poni ] El salto ] La Doma Clásica ] Los Ponis en Competición ] Normativas y Titulaciones ] Equinoterapia o Terapia a Caballo ] Juegos a Caballo ] Las Excursiones ] Los Dichos ] Los Hechos ] Los Centros de Equitación ] Noticias ] Nuestros Maestros ] Protagonistas ] Razas ] Vocabulario ] Vocabulario Peculiar ]

Queda prohibida la reproducción y/o modificación total o parcial del contenido de estas páginas en cualquier medio, sin autorización previa del autor y por escrito.

Diseño y contenido de la página; © Poni Exprés 1999 - 2010